¿Dietas milagro? No, gracias.

¡Buenas! Sí, he vuelto y más fuerte que nunca, si no me coge la gripe claro. Siento haber estado tan ausente, pero he tenido una serie de problemillas y muchos exámenes que me han chupado la energía, pero ya estoy de vuelta. Antes de entrar al tema, me gustaría daros las gracias a todos aquellos que me leéis y me seguís, porque estáis ahí aunque yo no aparezca, y eso de agradecer. Además, ¡¡¡ya somos 120!!! Lo que me encanta, porque la verdad, no pensaba que esto llegase a tanto, y, por eso, os vuelvo a dar las gracias. Ahora, ¿comenzamos?

Hoy os vengo a hablar de dietas. Y no, no os voy a dar una dieta milagro que os haga perder cinco kilos por semana, ni siquiera os voy a dar una dieta. Os voy a comentar lo que opino de ellas, que ya sabéis que me gusta opinar. Ahora que acaban de pasar las navidades y las comilonas correspondientes, Internet se ve desbordado por los trucos típicos de “dieta milagro”, “pierde grasa abdominal en una semana”, etc. Vale, ahora en serio, NO. No hagáis caso de esos trucos y dietas que te recomiendan comer toda la piña que quieras en dos semanas, o similares. La mayoría no son sanas, no siguen lógica alguna y, si llegan a funcionar sin enfermaros o debilitaros, habrá un efecto rebote casi seguro, es decir, lo que habéis ganado, volverá. Si queréis adelgazar, tonificar, eliminar grasa, lo que queráis, id al endocrino o a un nutricionista, es su trabajo y saben lo que hacen.

No me gustan las dietas, las odio, porque normalmente la persona que hace dieta no la hace siguiendo un plan hecho por un especialista. En cambio, cada vez que alguien me dice que está haciendo dieta se basa en no comer grasa, ni dulces, ni pasta, etc. Es decir, comen exclusivamente verduras al vapor y pollo a la plancha, pasando hambre y haciendo dos comidas al día, hasta que adelgazan lo que quieren y vuelta a comenzar con su rutina anterior. Y no, una dieta no se basa en eso, o en mi opinión no debería basarse en eso. Debe enseñarte a comer, a saber que debe haber un equilibrio, a evitar el aburrimiento con la comidas, e incluso a enseñarte que puedes comer de todo (incluso esas comidas “prohibidas” por la mayoría de las dietas). Por otro lado, no es satisfactorio este tipo de dieta con la que lo pasas mal, pasas hambre solo por adelgazar cinco kilos lo más rápidamente posible, para ¿qué? Para luego engordarlos y hacer un círculo vicioso en el que los pierdes y lo coges, todo especiado con un horrible sentimiento de culpabilidad porque has vuelto a comer más de lo que ponía en tu absurda dieta milagro que realmente te está matando de hambre.

En mi opinión, come lo que quieras y haz que lo que quieras con tu cuerpo, siempre y cuando no te destroces la salud. Quieres hacer dieta, hazla, pero con cabeza, no te mates de hambre o te quites el chocolate que tanto te gusta, eso te hará infeliz. No quieres hacer dieta, no la hagas, come lo que quieras si tu salud de lo permite.

Tras esta dura crítica a las dietas milagro, creo que hay cosas a tener en cuenta cuando estamos en frente de “dietas” de las que no estamos muy seguros. Basándome en lo que me dijeron a mí en el hospital, hay ciertas cosas que indican que la dieta que te ha pasado tu prima la del pueblo, no es buena:

-Si te promete adelgazar mucho en muy poco tiempo, cuidado. Si, es cierto que en el momento en el que cambias de hábitos adelgazas más rápido, pero no tanto como para perder tres kilos en dos días.

-Si te eliminan los hidratos de carbono en la dieta. No se suele hacer pues son la principal fuente de energía, por eso cuando una dieta te dice “los hidratos son el satanás de la alimentación” replanteaos si es una buena dieta.

-Si te dicen que no tienes que hacer ningún tipo de ejercicio. El deporte es un paso clave en cualquier dieta, ya no por dietas, es muy recomendable en el día a día por salud. El deporte es bueno y ningún médico te quitaría el deporte sin una razón de peso.

-Si se basa en comer solo un producto o solo líquidos. Una buena dieta jamás os recomendaría esto.

Los mayores consejos que puedo daros si queréis adelgazar, engordar o incluso mejorar vuestra alimentación son:

  1. Haced deporte: Ya no por adelgazar o crear músculo y así “engordar”, sino por salud.
  2. Tomad mucha agua: Ayuda a eliminar toxinas, te hidrata, etc.
  3. No comáis muchas chucherías y bollería industrial: No, no estoy diciendo que las dejéis de lado como si fuesen demonios, de vez en cuando no están mal. Y, para la gente que quiere engordar, no, no es buena idea hacerlo comiendo este tipo de alimentos en cantidades industriales, hay otros métodos más saludables.
  4. Comed de todo: todo en su justa medida. Siguiendo la bonita pirámide nutricional que todos conocemos.
  5. Id a un especialista: Este es el mayor consejo que os puedo dar ya que ellos saben más que San Internet.

Bueno, chicos, espero que os haya gustado, que si queréis hacer dieta la hagáis (con cabeza) y que si no queréis no lo hagáis, lo importantes es quererse tal y como somos y estar a gusto con  nosotros mismos. Contadme, si queréis, qué os ha parecido, si habéis tenido experiencias con dietas o si estáis totalmente en contra de estas. ¡Pasad un buen día!

Lula

Anuncios

Atocha Tandoori, y, ¡feliz día de la cerveza!

Como lo oís, hoy, primer viernes de Agosto, es el día internacional de la cerveza. ¿Y qué mejor que celebrarlo con una bien fresquita? Ahora, ¿a qué viene esto? Primero, por hablar de una de las únicas bebidas alcohólicas que me gustan y, segundo, para hablaros del lugar donde he celebrado esta celebración.

Bien, siempre ha estado el mito de que la cerveza engorda, que es mala para la salud, etc. Mentira, siento deciros esto, pero todo engorda si no lo tomamos con moderación, y, bueno, según algunos estudios como del que se habla en este artículo del noticiario 20 minutos, se ha demostrado que la cerveza no es tan mala como se creía, ¿qué beneficios tiene?

  1. Protege el sistema cardiovascular.
  2. No engorda si se toma de forma moderada.
  3. Tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.
  4. Tiene varios usos en tratamientos de belleza caseros llegando a haber spas dedicados a la cerveza.

¿A que no parece tan mala como nos la pintaban? Así que ya sabéis, si sois mayores de edad y no tenéis ninguna contraindicación médica, disfrutad de vuestra cerveza para celebrar este día, y, recordad, siempre con cabeza.

Y, ahora, vayamos a la chicha del post, que me enrollo, lo sé. ¿Dónde he celebrado este día? En el Atocha Tandoori, un restaurante indio situado en el Paseo Santa María de la Cabeza, 27, Madrid. Realmente, tenía muchas ganas de probar la comida india sin que me sacasen un ojo de la cara y, el otro día buscando, lo encontré.

Desde fuera parece un local chiquitito, tienen el menú fuera con los platos que tienen y no tienen, etc. Cuando hemos entrado lo primero que he hecho ha sido tragar saliva, la decoración era demasiado para los precios que yo había visto por Internet y lo primero que se me ha pasado por la cabeza ha sido “no miraste la fecha, Lula, han cambiado de dueño”. Pero no, la decoración es del típico restaurante con precio más o menos elevado: mesas de madera, cuadros por todas las paredes, luz suave, lámparas de cristales…Pero el precio es apto para todos los bolsillos, desde varios menús entre 10 a 15 euros (entrante, principal, acompañamiento, bebida y postre) a la carta con precios de lo más variados.

img_20160805_145850.jpg

Nos han atendido super rápido y cuando, con cara de perdidos, les hemos preguntado si nos podían explicar cada plato del menú, lo han hecho con una sonrisa. Ha sido magnífico porque realmente la carta para mí, una inculta en la cocina india, era ininteligible. También, nos han recomendado qué escoger, ya que íbamos con la idea de tomar dos menús y compartirlos, y no sabíamos bien cómo eran las cantidades, si sería mucho, etc. Las cantidades eran más que suficientes para poder compartirlas, hemos salido los dos de allí a punto de reventar. Y todo estaba buenísimo.

Otras cosas importantes que tenéis que saber del restaurante es que tiene página web, os la dejo aquí. En ella os encontráis los distintos servicios que prestan, los horarios, la carta y sus páginas en Just Eat y La Nevera Roja. Y lo que nunca puede faltar es la publicidad para llevarnos a casa y pensar en nuestro próximo pedido.

img_20160805_184628.jpg

Recomiendo ir y, si no tenéis mucha idea sobre la cocina india, dejaos aconsejar que son los que saben, además de majísimos, y  vais a disfrutar mucho si os gusta experimentar. La comida está deliciosa, llama la atención tanto visualmente como con su sabor y olor, además, tenéis para todos los gustos, dulce, picante, sin carne, pescado, etc. Nosotros no nos hemos atrevido con el picante, pero lo dejamos para otra ocasión. Ya sabéis, si vais, contadme vuestra experiencia, porfa.

Lula